Restaurantes y gastronomíaTurismo de Santiago

Yayo Daporta en Santiago de Compostela

donde comer en Santiago de Compostela
Compártelo con tus amigos

Después de su llegada por medio del Mercado Boanerges, teníamos muchas ganas de probar la propuesta de Yayo Daporta en Santiago de Compostela. En la Neotaberna Boamar se recoge la esencia de su primer restaurante “Yayo Daporta”, cocina de autor mezclada con una oferta pensada para un público más amplio. En él, mantiene su cocina de marcadas raíces gallegas, basada principalmente en productos relacionados con el mar y con una carta pensada para compartir.

Fuimos un miércoles a mediodía y preferimos reservar solo por si acaso. Si no me equivoco estuvieron ocupadas 7 mesas contando la nuestra en el rato que estuvimos en el Boamar. Tan pronto llegamos nos acompañaron a nuestra mesa y nos dejaron tiempo suficiente para deleitarnos en la carta de platos y en la casi más amplia de vinos. La bienvenida además de las bebidas, en este caso un espumoso de Martín Codax y un agua, fue un aceite de Oliva arbequina de Toledo y un delicioso pan de dos variedades. Correctísimos ambos.

Comenzamos con tres platos para compartir. Primero una Falsa Empanada de Sardina ahumada. Falsa porque no se contiene en una estructura tradicional de empanada pero con todos los ingredientes y sabores de una tradicional empanada: la zaragallada potente de sabor a cebolla y pimiento, sobre una masa de empanada desmenuzada y coronada por una delicada sardina en su punto justo.

Entró por la mesa el Chili Crab, una delicioso plato inspirado en un viaje a Singapur, que destaca por el picante de la salsa pero que no esconde la sustancia del centollo. Los langostinos conservan totalmente el sabor a marisco, que de verdad contrasta con el picante del plato. Además vienen con cabeza para quien sea goloso o simplemente quiera aplastarlas para dar mas sabor.

Continuamos con las Arepas de Vaca Vieja y Ají amarillo. Siendo sinceros el plato más flojito del almuerzo quizás por el corte de la carne (demasiado cuadradito) y a mi gusto un poco suave de sabor para llevar ají (somos de sabores fuertes). El riesgo de las arepas es que salgan aceitosas pero este no fue el caso. Punto positivo!

En este momento pasamos a un plato principal para cada uno: Jurel marinado y asado con migas de pan de maíz y Carrilleras ibéricas estofadas con crema trufada de patata. El Jurel, fallo mío, me recordaba ligeramente a la falsa empanada de sardina. Las carrilleras excepcionales en el sabor, el punto de la carne deshaciéndose y con una crema trufada riquísima.

De postre unicamente pedimos uno para los dos, pero me quedó mucha pena de pedir uno de cada… Fue un Cremoso de chocolate, teja de cacao y helado de chocolate. ¿¿Alguna duda qué soy chocolatero?? Muy rico pero es que es muy difícil hacerlo mal con el chocolate ¿verdad?

La impresión global es muy buena. El local es muy bonito, el servicio de los camareros correcto y amable, la cantidad en los platos bien, la calidad ya se da por sobreentendida y no falló absolutamente nada. El precio rondó los 100€ pero hay que tener en cuenta que como estábamos de celebración especial nos pedimos un espumoso de Martín Codax de 28€, así que nos parece un precio justo para el resultado que ofrecen.

Si leísteis el post donde os presentábamos el Mercado Boanerges, nuestra intención era rematar en la coctelería Boavoa pero justo esa semana modificaron el horario de apertura. Por si no lo sabéis comparten una terraza muy agradable y con muchísimo potencial cuando suba la temperatura. Nos ha encantado el desembarco de Yayo Daporta en Santiago de Compostela!!


Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *